SUCESIONES:

El trámite de la sucesión notarial se da cuando los herederos son plenamente capaces, proceden de común acuerdo y presenten escrito por intermedio de apoderado judicial; esta solicitud debe ser presentada personalmente por el apoderado ante el notario del circulo notarial que corresponda al último domicilio del causante, si tenía varios el del asiento principal de sus negocios.

Nótese que los requisitos para poder tramitar la sucesión ante notario son:

  • Herederos plenamente capaces.
  • Que haya acuerdo entre los herederos, no debe haber ninguna discrepancia en cuanto a la sucesión se trata.
  • Se debe presentarse solicitud por escrito por intermedio de apoderado, es decir, se requiere de abogado.

Esta regla se encuentra establecida en el artículo 1° del decreto 902 de 1988 el cual fue modificado por el decreto 1729 de 1989 artículo 1°, dicho artículo en su inciso primero establece esta regla de la siguiente manera:

“Podrán liquidarse ante notario público las herencias de cualquier cuantía y las sociedades conyugales cuando fuere el caso, siempre que los herederos, legatarios y el cónyuge sobreviviente, o los cesionarios de éstos, sean plenamente capaces procedan de común acuerdo y lo soliciten por escrito mediante apoderado, que deberá ser abogado titulado e inscrito”.

El heredero único también puede acogerse a este trámite; la solicitud de trámite de sucesión notarial debe contener:

  • Nombre y vecindad de los peticionarios.
  • Interés que les asiste para iniciar el trámite de sucesión notarial.
  • Nombre y último domicilio del causante.
  • La declaración de cómo se acepta la herencia (se acepta pura y simplemente o con beneficio de inventario).
  • Se debe expresar bajo la gravedad de juramento que no se conocen a otros herederos con mejor derecho, o no se sabe de la existencia de otros herederos o acreedores, distintos a los que se deben enunciar en la relación de activos y pasivos.
  • Si el causante era casado se deberá presentar la solicitud junto con el cónyuge, a menos que haya muerto o se demuestre disolución de la sociedad conyugal.